Seleccionar página

Tratar con clientes difíciles puede hacer que lo que nos apasiona parezca una pesadilla. He tenido suerte durante la mayor parte de mi carrera independiente. La mayoría de los clientes me han respetado a mí y a mi tiempo. Pero hubo algunos con los que fue difícil trabajar durante algunos proyectos. Y tal vez al final se puede concretar en que no dieron mucha orientación.

Cómo tratar con clientes difíciles

Si está tratando con un cliente difícil, no se ponga a su nivel. En su lugar, siga estos consejos:

Sea directo de forma respetuosa

El cliente no siempre tiene la razón, especialmente si le está dando un mal trato. Tiene derecho a defender su postura. A veces, las personas presionan para ver hasta dónde pueden llegar sin que reaccionemos. Es importante establecer límites con el cliente.

Dígales de manera respetuosa cómo deberían comunicarse con usted. Si están enviando correos electrónicos poco concisos, llame por teléfono. Si envían trabajo a altas horas de la noche y esperan que lo termine todo, explique su horario de trabajo. En algunos casos, las personas simplemente no son conscientes de cómo se transmite su tono. Si la forma en que están haciendo negocios le molesta, expréselo. Pagar por un servicio no le da derecho a nadie a ser difícil, condescendiente o grosero.

Hable con la persona a cargo

En algunas situaciones difíciles la persona con la que trabaja en un proyecto no es el cliente principal. Tener varias personas dando instrucciones puede ser un desafío. Si alguien que no es el clientee principal está causando problemas, hable con la persona que está a cargo. Es posible que puedan mediar en la situación o podrían llegar a un mejor acuerdo de trabajo.

Corte sus pérdidas

Tal vez cuando se inicia como emprendedor es común aceptar cualquier cliente. No se tienen estándares para las condiciones de trabajo porque aumentar los ingresos en ese momento es el único objetivo. Esto es excelente por un tiempo hasta que los clientes y proyectos difíciles comienzan a afectar su equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Eventualmente es importante desarrollar un política de cortar pérdidas. Ninguna cantidad de dinero es suficiente para hacerle sentir incómodo. Es demasiado perjudicial para otras áreas de su negocio y su vida personal. Tratar con un cliente difícil puede ser terrible para la productividad. También puede ser terrible para su salud mental.

Si recibir un correo electrónico o una llamada del cliente lo pone ansioso o inseguro, es hora de pensar dos veces la relación laboral. Por supuesto no siempre es recomendable. Si ha dedicado horas de trabajo a un proyecto, probablemente quiera que le paguen por su tiempo. Sin embargo, tal vez deba hacer un balance entre qué tanto dinero ganará y si vale la pena seguir la relación. Revise su contrato y considere sus opciones.

Emprender un negocio nos da la libertad de elección. No se quedes y trabaje en una situación que le está haciendo sentir infeliz. Plantee sus quejas a la persona adecuada y piense en una forma amistosa de terminar la relación si todo lo demás falla.

Perder un cliente tampoco es el fin del mundo. Más clientes llegarán eventualmente. Adoptar esta mentalidad hace que sea más fácil deshacerse de los clientes difíciles.

Comentarios

¡Te Llamamos o Whatsapp!

Recibe más información en un clic.

¡Listo! te contactaremos en menos de 24hs.

Share This